Moni Arkadiou

Monasterio Moni Arkadiou en Creta
Monasterio Moni Arkadiou en Creta

Moni Arkadiou o Moni Arkádhi es uno de los monasterios más queridos por los cretenses, gracias a su papel en la guerra de la independencia de 1866.  Moni Arkadiou se fundó en el siglo V, aunque la mayoría de edificios del monasterio datan del siglo XVI.

Históricamente, Moni Arkadiou era uno de los monasterios más ricos de Creta, un lugar de reposo para los viajeros, y un fuerte centro de la resistencia. En 1980, ochenta musulmanes, que habían ocupado  el monasterio de Creta para pacificar a los rebeldes locales, fueron capturados y asesinados;  muchos de los edificios fueron quemados como represalia.

Pero fueron los acontecimientos que se desarrollaron en 1866 los que situaron Moni Arkadiou en la historia de Creta y de Grecia. En la rebelión que tuvo lugar ese año, el monasterio sirvió de fortaleza para los cretenses que combatieron por la libertad de la isla.  El monasterio fue sitiado por el ejercito Otomano, y cientos de guerrilleros y civiles se refugiaron en él.

Pero el monasterio no aguantó el asedio y tras dos días, el 9 de noviembre de 1866, las defensas cayeron, y fue el momento que aprovecharon los turcos para entrar en Moni Arkadiou. Sin embargo, los cretenses se escondieron en la sala de municiones y la hicieron explotar, matando tanto a cretenses como a turcos.  Los cretenses que sacrificaron su vida por la independencia de Creta, fueron considerados héroes y símbolo de la lucha, que fueron libres gracias a la muerte.

Muchos personajes ilustres de la época, como Victor Hugo, Garibaldi o Swinburne hicieron declaraciones a favor de la libertad de Creta, en incluso Bretaña envió un barco, llamado Arkádhi, para acabar con el bloqueo turco.

Hoy en día, el monasterio sigue siendo símbolo de la resistencia de Creta,  y también lo fue no hace tanto, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados se refugiaban en Moni Arkadiou y recibían provisiones a través de paracaídas.

El monasterio se puede visitar de 8 de la mañana a 20 de la tarde, y el precio de la entrada es de 2,50€. Moni Arkadiou es un lugar increíble para visitar, no es necesario mucho tiempo para recorrer los pocos edificios que quedan y sus jardines, pero en un instante nos transporta a aquella época en la que Creta vibró por su libertad.

En nuestra visita en Moni Arkadiou, podemos visitar el almacén de municiones que explotó, actualmente conservado si techo.  De los edificios que sobrevivieron, podemos visitar la iglesia, muy rica en la mezcla de estilos que conviven con las estructuras venecianas que caracterizan la isla de Creta. Su fachada renacentista es característica, así como ocho esbeltas columnas corintias, coronadas por una torre adornadas con 3 campanas.

También podemos visitar un pequeño museo dedicado a las hazañas de los defensores de Creta, contiene una gran variedad de recuerdos y homenajes, la ropa manchada de sangre y las medallas conmemorativas.

En esta historia de guerra y libertad, una niña sobrevivió a la explosión y vivió hasta la vejez en un pueblo cercano. En homenaje a esta mujer y al abad que encendió la mecha, se construyó una estatua cerca del antiguo molino de viento, en honor a los mártires, con los cráneos y huesos de las víctimas.

Para llegar a Moni Arkadiou hay tres autobuses diarios (dos los fines de semana) de Rethymno al monasterio. El billete vale € 2.80, y el trayecto dura uno 40 minutos.

Add Comment