Laguna de Balos

Laguna de Balos en Creta
Laguna de Balos en Creta

La playa de Balos y su laguna, uno de los destinos más fotografiados de Creta, está a unos 56km al noroeste de Chaniá, y a 17km al noroeste de Kissamos. Esta hermosa laguna se encuentra entre el Cabo de Gramvousa y el pequeño Cabo de Tigali.

Sus increibles aguas turquesas y su naturaleza hermosa y exótica la convierten en  uno de los destinos favoritos de los turistas,  un lugar que no te puedes perder en tu visita a Creta. Durante los meses de verano, los visitantes que quieren gozar de la playa de Balos llegan muchas veces en ferries desde el puerto de Kissamos. Te recomendamos llegar a Balos pronto por la mañana, antes del desembarco de estos ferries, para poder disfrutar de la paz y la tranquilidad de su paisaje, o evitar los meses de temporada alta (julio y agosto).

En la laguna de Balos podrás pasear por su arena blanca, y bañarte en su agua de color turquesa vibrante. El mar es cálido y de poca profundidad, ideal para ir con niños pequeños. En algunas zonas encontramos arena rosada, formada por millones de trocitos de coral. Más allá de las rocas y los límites de la laguna, el agua es más profunda y fría, ideal para practicar snorkel.

Tanto la laguna de Balos como la zona de aguas más profundas, son considerados Parque Natural para así proteger su fauna y flora únicas, como los halcones de Eleonor o los cormoranes, que anidan en las cuevas de la zona. Además, es el refugio de la foca monje y de la tortuga Caretta Caretta.

Balos tiene algunos inconvenientes, como por ejemplo el fondo fangoso de la laguna y las aguas poco profundas facilitan el crecimiento de microorganismos, que a veces causan un olor desagradable.

Cómo llegar a la Laguna de Balos

Para llegar a Balos lo podemos hacer de tres maneras:  la más fácil es coger el ferry desde Kissamos, cuyo precio es de 25-30€ aproximadamente. Así podremos ver la costa salvaje de Gramvousa, y las marcas de su elevación, entre 6 y 9 metros, consecuencia de un fuerte terremoto en el año 365 d.C. Si tenemos suerte, en el ferry podremos ver los delfines que nos acompañan. El ferry nos permitirá darnos un baño en la playa de Imeri, en la isla de Gramvousa, donde podremos ver la vieja fortaleza y los restos de un naufragio.

Si lo prefieres, se puede llegar a Balos en coche o moto, conduciendo por un complicado camino de tierra, que empieza en Kaliviani y recorre el Cabo Gramvousa. Después de 10km, el camino se detiene, justo encima de la Laguna. La vista panorámica de Balos y la isla de Imeri Gramvousa es preciosa. Desde aquí, podemos caminar 1km por el caminito que lleva a la playa.

Para los amantes del trekking hay otro camino: una excursión de 3 horas desde Kaliviani, cruzando el agreste y seco paisaje de Gramvousa. ¡No olvides llevar mucha agua y un sombrero!

Por el camino puedes visitar la pequeña capilla de San Jorge, situada en Tigani. Allí también puedes visitar la gran cueva donde muchas mujeres y niños cristianos fueron asesinados durante la ocupación turca en 1825. Hay una señal conmemorativa en el lugar donde aparecieron los huesos de las víctimas.

Al norte de Balos, en el Cabo Korykon, hay restos de una pequeña ciudad romana llamada Agnio, con el Templo de Apolo. Hoy está en su lugar la pintoresca capilla de Agios Sostis.

Os dejamos un precioso video de la Laguna de Balos para ir abriendo boca:

Add Comment